Edward Bernays

Menu
El Profesor Doctor Edward L. Bernays Freud

Considerado el mejor experto en Relaciones Públicas del mundo, asesor de Presidentes de Estados Unidos, de la Casa Blanca, de Gobiernos de países y empresas líderes, así como pionero mundial de la profesión. En 1985 fué presidente honorifico de ESERP y le dió un gran impulso.

Caso: Ferrocarriles centrales de New York.

 

En un largo artículo sobre la actitud del público hacia los ferrocarriles, el Railway Age llega a la conclusión de que el problema más importante que los ferrocarriles americanos deben resolver es el problema de venderse al público. Algunas empresas públicas mantienen departamentos de Relaciones Públicas cuya función es la de interpretar a la organización ante el público tanto como interpretar al público ante la empresa. Lo más significativo, sin embargo, no es la importancia aceptada de la opinión pública en una empresa en particular, sino el hecho de que la opinión pública se está volviendo progresivamente más y más articulada y, por lo tanto, más importante para el sector empresarial en conjunto.


Los Ferrocarriles Centrales de Nueva York, por ejemplo, mantienen un Departamento de Relaciones Públicas a las órdenes de Pitt Hand cuya función consiste en dejar claro ante el público que el ferrocarril funciona eficazmente y sirve al público de cualquier forma posible. Este departamento estudia a su público y descubre dónde el servicio de ferrocarriles puede enmendarse o mejorarse, o cuándo lasimpresiones dañinas o incorrectas de la psique del público pueden corregirse.


Este Departamento de Relaciones Públicas cree beneficioso no sólo llamar la atención del público sobre los hechos destacados de sus trenes, de sus horarios, de sus servicios al viajero, sino también estimular un amplio espíritu cooperativo indirectamente de gran valor para la empresa de ferrocarriles y de provecho para el público. Coopera, por ejemplo, con movimientos tales como el Comité de Bienvenida para los Forasteros de la Ciudad de Nueva York distribuyendo literatura a los viajeros para ayudarles en el momento que llegan a la ciudad. Coopera con los organizadores de congresos hasta el punto de poner a su disposición servicios para los viajeros. Tales ayudas, como las que presta a los directores de colonias para niños en la estación Grand Central, son especialmente conspicuas por su dramático efecto en el público general.


Incluso un servicio que por su naturaleza no sea en gran medida competitivo ha de venderse al público, como es el caso de los ferrocarriles metropolitanos y de las líneas elevadas de Nueva York con sus iniciativas para mantener una imagen pública lo más favorable posible. En este sentido, las líneas metropolitanas luchan por crear una sensación de insumisión ante las inconveniencias que son más o menos inevitables y, de la misma manera, luchan por cumplir programas constructivos como el de ampliar el tráfico en las líneas menos frecuentadas.