Edward Bernays

Menu
El Profesor Doctor Edward L. Bernays Freud

Considerado el mejor experto en Relaciones Públicas del mundo, asesor de Presidentes de Estados Unidos, de la Casa Blanca, de Gobiernos de países y empresas líderes, así como pionero mundial de la profesión. En 1985 fué presidente honorifico de ESERP y le dió un gran impulso.

Caso: Revista famosa

 

Una revista famosa a nivel nacional albergaba la ambición de acrecentar su prestigio entre un grupo de agencias de publicidad más influyentes. Nunca había emprendido ninguna iniciativa por conectar con este público si descontamos su propia circulación directa. El consejero que la revista comisionó descubrió pronto que se permitía echar a perder mucho del valioso material editorial que aparecía en la revista. No se llamaba la atención sobre los artículos de interés para miles de lectores potenciales y éstos no los descubrían a menos que ya fuesen accidentalmente lectores de la revista.

 
El asesor en Relaciones Públicas les mostró cómo ampliar su campo de atracción. Escogió para su primer trabajo un artículo extremadamente interesante escrito por un médico famoso sobre la tesis de “el ritmo que mata” es el de las lentas, mortales y anodinas rutinas y no el ritmo de la vida bajo presión, basada en el trabajo que interesa y estimula. El asesor se las arregló para conseguir hacer de la tesis del artículo la base de una encuesta entre hombres de negocios y profesionales, llevada a cabo por otro médico relacionado con una revista de medicina. Cientos de miembros del público de calidad, como se conocen entre los publicistas, pusieron su atención en el artículo y en la revista a la que el asesor en Relaciones Públicas había aconsejado.

 
Se compararon y analizaron las respuestas de las personalidades del país y se distribuyó el resumen resultante de forma gratuita a los periódicos, revistas y otras publicaciones periódicas que les dieron un amplio eco. Las organizaciones de hombres de negocios y profesionales reimprimieron el simposium y lo distribuyeron gratuitamente ya que el material era de gran interés. Un distinguido visitante extranjero, Lord Leverhulme, se mostró interesado en el asunto e hizo de la revista y el artículo el tema de una conferencia ante una gran e influyente audiencia en Inglaterra. Tanto a nivel nacional, como internacional, se llamó la atención del público hacia una publicación que hasta entonces había considerado de poco o nulo significado social. Trabajando para la misma revista, el agente publicitario les asesoró sobre cómo ampliar su influencia ante otro público sobre un tema diferente. Tomó como tema un artículo de sit Philip Gibbs, “La Madonna del Niño Hambriento”, que trataba el tema de la situación del hambre en Europa y la necesidad de ayuda inmediata. Se mostró el artículo a Herbert Hoover. El señor Hoover quedó tan impresionado por el artículo que envió a la revista una carta de recomendación para que lo publicaran. Además, envió una copia del artículo a miembros de los comités de ayuda de todo el país. Estos últimos, a su vez, usaron el artículo para obtener apoyos y contribuciones para sus programas de ayuda. De manera que, a la vez que se apoyaba materialmente un proyecto humanitario, la revista en cuestión ganaba influencia y prestigio.

 
Lo interesante de este caso es que aunque el asesor en Relaciones Públicas no añadió nada a los contenidos de la revista, que llevaba años publicando material de esta naturaleza, contribuyó a que se apreciara y se le concediera la debida importancia.